CALEFACCIÓN CON SUELO RADIANTE

El suelo radiante suele ser uno de los sistemas más eficientes y con los cuales podemos lograr hasta un ahorro del 40 % de energía en comparación con otros sistemas de calefacción o climatización. GERCOASTUR es una empresa profesional en venta de componentes para la calefacción con suelo radiante como para cualquier sistema de calefacción para su hogar.

Se trata de colocar un panel aislante sobre el suelo forjado de la vivienda o establecimiento (el forjado es el elemento de hormigón que está por debajo de las baldosas del suelo). Posteriormente, a través del panel se fijan tuberías  teniendo en cuenta una debida separación, las cuales parten de unos colectores de distribución en forma de armario donde llegan todas las tuberías. Esta especie de armario, suele estar escondido en algún rincón de la vivienda o establecimiento. Una vez se llenan los circuitos de agua se vierte el mortero encima del panel aislante y encima se colocará el suelo de la casa. Para separar esta losa de la pared, se dispone de unas bandas perimetrales también aislantes. El objetivo es que el calor o el frío suba y climatice la vivienda de una forma apropiada.

calefacción suelo radiante

Razones para instalar calefacción con suelo radiante

1. Menor consumo pero mejor rendimiento

La instalación de un suelo radiante garantiza la máxima eficiencia de la caldera existente en casa. Todo ello es posible, ya que gracias a la moderada temperatura del agua que circula a través del sistema, siendo esta de 35º a 45ºC a diferencia de los 70º a 90ºC que llegan a alcanzar los radiadores tradicionales. Estas bajas temperaturas de impulsión aseguran los mejores rendimientos para la fuente de generación de calor. Gracias a la baja temperatura requerida por este sistema, la instalación de suelo radiante se puede combinar con fuentes de energía renovable como la aerotermia, geotermia o energía solar. El gasto de energía se verá reducido considerablemente y en consecuencia obtendremos un importante ahorro y colaboraremos en el cuidado del medio ambiente reduciendo de manera significativa las emisiones de CO2.

2. Larga vida y ningún mantenimiento

Sin duda alguna una de las características más apreciadas por los usuarios de este tipo de sistema, es la ausencia de mantenimiento que hay que darle a la mayoría de los sistemas de calefacción. En la actualidad, los suelos radiantes no necesitan de ningún tipo de mantenimiento, ni de cuidados especiales. El suelo radiante ofrece una gran tranquilidad a los consumidores gracias a la larga vida de todos sus elementos.

3. Temperatura homogénea

Una de las grandes ventajas del suelo radiante es la homogeneidad de la temperatura que se consigue. El sistema funciona y está repartido por todo el suelo eliminando de esta manera los puntos de calor característicos en la tradicional calefacción con radiadores.

4. Seguridad para los miembros del hogar

La seguridad que aportan estos sistemas de calefacción es muy elevada, ya que la instalación queda completamente cubierta y de esta forma se evitan sustos con los más pequeños del hogar o con las mascotas. Con el suelo radiante y los termostatos existentes, se puede disfrutar de temperaturas diversas en las diferentes estancias del hogar. De esta forma es posible lograr un mayor confort para cada uno de los habitantes de la vivienda. Otra ventaja a destacar sobre este sistema de climatización es la desaparición de corrientes de aire gracias a la falta de puntos de calor. Esta característica reduce el polvo y consigue una baja humedad que evita la aparición de ácaros.

5. Bienestar y confort

Con una instalación de un suelo radiante se logra una temperatura homogénea lo cual es ideal para el bienestar del usuario. Pero ya que los suelos radiantes funcionan sin radiadores, se logra ganar mucho espacio dentro de las estancias y un menor impacto visual que también se convierte en confort y bienestar.

0 comentarios